ENCUENTRO CASUAL

7 comments

ENCUENTRO CASUAL





Entro a la confitería del club y comienzan a aparecer caras conocidas. Esta noche están todos. Hay abrazos, preguntas, carcajadas. En un rincón con un grupo, se encuentra Agustina, linda y fresca, más atractiva de lo que la recordaba. Charlamos un rato, nos reímos al evocar viejos recuerdos. Intercambiamos los celulares y prometemos llamarnos.

Tomo el número, me despido y salgo del club. Un rato muy ameno he pasado con esta amiga mía. Camino, rememorando los chistes, las bromas, las historias y me río. Llego al edificio, que está solo a dos cuadras desde el club. Saludo a Roberto, el conserje y voy directo al ascensor. Espero, espero. ¡Por fin, llega! Cuando entro, un chico también lo aborda. Muy lindo, blanco, ojos verdes, pelo negro. Todo un adonis. "Este no es de por aquí", pienso. Cuando las puertas se cierran, voy a apretar el botón del séptimo piso pero, asombrosamente, él también lo hace. Nos tocamos los dedos, impresionándme y dándome vergüenza. Me río y él hace lo mismo.

―¿Al siete? ―me pregunta. Asiento.

Ni lo miro, pero sé que él me observa de reojo. De la pena, me dan ganas de reírme. Qué mala costumbre. Cada vez que estoy nerviosa me da por reírme. Este andará pensando que ando loca. ¡Perfecto!

―¿Se puede saber qué te da risa? ―me pregunta entonces. No tengo como contestar.
― Un chiste ―respondo.

Me vuelvo a reír de nuevo, mas nerviosa todavía. Así empieza. Él me pregunta, yo contesto, le pregunto y contesta. Puf..., el piso siete de la nada. Salgo, sin muchas ganas, él hace lo mismo. Se queda de frente al elevador, mientras que me dirijo hacia mi puerta. Abro, lo miro y me dispongo a entrar. No han pasado ni tres segundos, cuando lo veo al lado de mí. Me pide mi número una y otra vez. ¿Se lo doy?. Definitivamente sí, no hay discusión. Me promete llamarme o buscarme mañana. Quiero creerle. Se despide con un casto beso en mi mejilla y se va al lado contrario. Sonríe pícaramente. Allí es cuando mi espera comienza. Un hasta mañana me eleva.


Derechos Reservados
Imagen - Pixabay -  heikografie
Dayana Rosas S. G.
Microrrelato romance